En medio de un terremoto la virtualización de servidores de empresas deja de ser una moda para convertirse en una solución de disponibilidad de sus datos. Así lo entendieron algunas compañías en Chile que, tras el terremoto del año pasado, utilizaron oficinas virtuales para darles continuidad a sus negocios. “Tuvimos el caso de un banco muy grande, con oficinas remotas y sucursales que utilizaron la tecnología de banda ancha que tenían habilitada y siguieron funcionando como si no hubiera pasado nada”, dice Ricardo Cornejo, Field Regional Manager de Citrix. “Los usuarios de ese banco vieron una respuesta muy ágil, sin tener que hacer nada distinto, sólo tener conectividad”.

Muchas compañías, sobre todo en zonas altamente sísmicas de América Latina, pueden prevenir y enfrentar estos riesgos. No obstante, aún no son la mayoría. “Vemos en la región un cambio de paradigma a través de fenómenos como el cloud computing que responde a este tipo de necesidades”, señala Ricardo Cornejo. “Actualmente el 4% de las empresas usan esta tecnología, es un mercado de US$ 200 millones y podría llegar a US$ 1.000 millones en el corto plazo”, agrega. Las empresas ya están avisadas.