Dijimos: La situación de la televisión de pago en Brasil empezó a cambiar en 2005, y uno de los responsables fue el mexicano Carlos Slim, accionista de NET y dueño de la empresa de telefonía Embratel (“La apuesta brasileña de Carlos Slim”, AméricaEconomía Nº 387, mayo, 2010).

Lo nuevo: Embratel anunció una oferta pública por la totalidad de las acciones preferentes de NET, que hasta ahora eran controladas por Telmex (49%), por US$2.600 millones. Esto le permite a
Carlos Slim reunir en una sola firma la estrategia de su imperio brasileño de telecomunicaciones.