La Agencia de Investigación Avanzada de Proyectos para la Defensa (DARPA, según sus siglas en inglés), entidad a la que debemos la existencia de internet, decidió tomar cartas en un asunto zumbador y doloroso: el virus africano chikungunya, transmitido por mosquitos, que ha llegado a a las Américas. Ha lanzado un concurso con medio millón de dólares en premios para quienes desarrollen métodos que permitan “predecir detalladamente la difusión” del virus chikungunya en el Caribe, Norteamérica y América Latina. Los dos equipos que presenten las mejores herramientas recibirán US$150.000 y US$100.000. Habrá cuatro menciones honrosas de US$50.000 cada una y quienes logren resultados originales en cinco categorías obtendrán US$10.000 cada uno. 

El virus no es mortal, pero la aparición de casos en Venezuela, México y Florida, después de los del Caribe y las Guayanas, anticipa que puede convertirse en una enfermedad endémica mientras la vacuna en estado experimental no muestre su efectividad.