DIJIMOS: En el ministerio de Ferrocarriles de China están orgullosos. Según sus cálculos, el tren bala que unirá Beijing y Shanghái estará listo antes de lo presupuestado. El logro es un estímulo para iniciar un proceso de exportación, siendo América Latina un destino altamente probable, donde ya han firmado un acuerdo de cooperación para desarrollar esta tecnología en Brasil (“Se vienen los trenes chinos”, AméricaEconomía Nº386, abril, 2010).

LO NUEVO: El gobierno brasileño lanzó la licitación para un tren de alta velocidad que conectará Rio de Janeiro y São Paulo, y fijó el 29 de noviembre como fecha límite para que se presenten ofertas por la iniciativa, que demandará US$ 19.000 millones. Firmas de Francia, Alemania, Japón, Corea del Sur, España y China han expresado su interés.