Dijimos: Un país con un Estado organizado, instituciones fuertes y finanzas relativamente ricas como Chile, es
el que podría marcar algunas pautas respecto de estos escenarios de conflicto si logra una solución satisfactoria a la situación que se enfrenta (“Nueva Latinoamerindia”, AméricaEconomía Nº 383, enero, 2010).

Lo Nuevo: Un grupo de comuneros radicales de la etnia mapuche ha logrado colocar el problema indígena en el centro de la agenda política del gobierno de Sebastián Piñera, en medio de las celebraciones del bicentenario de la independencia. Acusados de actos terroristas, 34 de ellos sostienen hace dos meses una huelga de hambre que ha obligado al gobierno chileno a buscar una salida política y judicial. Piñera ha pedido la mediación de la iglesia católica para una mesa de diálogo, y se abrió a introducir cambios en la ley antiterrorista.