Un pedido por hasta 32 aviones 737-800 de próxima generación, con un valor aproximado de US$ 2.600 millones, hizo la aerolínea panameña al fabricante estadounidense Boeing. El acuerdo representa una de las mayores transacciones comerciales en la historia entre empresas privadas de EE.UU. y Panamá.