La compañía brasileña, la mayor productora de azúcar y etanol del mundo, anunció la suscripción de un acuerdo vinculante con la petrolera Royal Dutch Shell para crear una empresa conjunta de combustibles, cuyos ingresos podrían ascender a US$ 21.000 millones.