Quién crea que para crecer las grandes compañías deben activar sus departamentos de adquisiciones, mejor miren la campaña de Endesa durante 2010. La eléctrica, de origen español y adquirida por la italiana Enel, in-crementó 400.000 nuevos clientes durante el año, a través de sus unidades de distribución: la argentina Edesur, las brasileñas Ampla y Coelce, la colombiana Codensa, la chilena Chilectra y la peruana Edelnor, con lo que suma 13,1 millón de clientes en su negocio de distribución. “Es un crecimiento permanente que equivale a la compra de una compañía de tamaño medio todos los años”, dicen funcionarios de la firma en España. Y es que bajo la ley de los grandes números, el crecimiento orgánico sí marca diferencias.