La abundancia de shale oil estadounidense ha sido una de las causas del bajo precio del petróleo en los últimos meses, pero culpar a la Casa Blanca de ello es una locura digna de Nicolás Maduro, el presidente de Venezuela.

Y cuando el inefable Maduro entra en detalles, su psicosis alcanza niveles delirantes. Mientras viajaba de Argelia a Venezuela el primer cargamento de petróleo que el país importa barato, Maduro argumentaba que Estados Unidos y sus aliados “necesitan influir los precios del petróleo para herir a Rusia, que produce cerca de 10 millones de barriles diarios y cuya economía depende de esos ingresos”.

¿Y por qué importa petróleo Venezuela? Bueno, para aprovechar los bajos precios. El petróleo ultraliviano argelino se va a mezclar con crudo ultrapesado venezolano para refinarlo y venderlo en varios países, incluyendo… Estados Unidos.