La Compañía Siderúrgica Nacional (CSN) de Brasil realizó una oferta final por las unidades de ThyssenKrupp en Brasil y Estados Unidos por US$3.800 millones. Desde 2012, Thyssen registró pérdidas por más de US$15 millones en sus operaciones en EE.UU. A partir de esto, el conglomerado alemán señaló que vendería sus operaciones para reducir la deuda.