Espejo, espejito, ¿quién es el más fanático? Aprovechando la locura del Mundial 2014, el banco holandés ING rankeó a las selecciones nacionales según distintas variables, incluyendo el valor de los jugadores en el mercado de pases. En otra determinó la nacionalidad de los súper fans más fanáticos, donde empataron en primer lugar argentinos y chilenos. El nivel de fanatismo se midió combinando varios factores, como cuánto dinero estaban dispuestos a sacrificar los hinchas para que su equipo ganara la Copa, qué porcentaje de los asistentes de una determinada nacionalidad participaron en loterías y cuánto gastaron en camisetas, banderines, gorros y otros elementos para alentar a su equipo en el estadio. 

El ránking incluyó a 15 países, con sólo tres latinoamericanos: Argentina, Brasil y Chile. Los brasileños se ubicaron en quinto lugar y los estadounidenses salieron últimos.