DIJIMOS: Manipular las cifras de inflación ha sido un truco del gobierno argentino para reducir sus pagos de deuda. Pero el acoso de los fondos internacionales podría tornarlo inútil. (“La inflación no existe, mi amor”, AméricaEconomía N°418).

LO NUEVO: El directorio del Fondo Monetario Internacional se reunirá a fines de enero para discutir los avances en la calidad de los datos económicos de Argentina. Lagarde podría recomendar al directorio del FMI que emita una declaración de censura contra este país por no hacer más para mejorar sus datos, que algunos analistas consideran como engañosos.