Luego que vendiera, hace poco más de un año, su división de cervezas a Heineken, la mexicana FEMSA parecía felizmente concentrada en el corazón de su negocio: bebidas no alcohólicas carbonatadas y jugos. Pero a tal corona le faltaba la tercera joya de los líquidos sin alcohol: lácteos.

Con la adquisición del Grupo Industrias Lácteas en Panamá va en camino de apropiársela. Ella le permitirá “explotar capacidades para el manejo de nuevas categorías”, dice José Castro Godard, director de Relación con Inversionistas de Coca-Cola FEMSA.

La transacción se realizó bajo un esquema compartido para el desarrollo de productos no carbonatados con The Coca-Cola Company. “Esto nos permite apalancar fortalezas mutuas bajo un modelo de negocio en el que compartimos roles operativos y económicos de forma clara para potenciar el crecimiento de estos productos”, dice Castro Godard.

Con un valor aproximado de US$ 66.000 millones, según cifras de FEMSA, el mercado latinoamericano de bebidas no-alcohólicas (carbonatadas, no-carbonatadas, agua, lácteos, etc.) sigue creciendo. Grupo Industrias Lácteas obtuvo ingresos por US$140, 9 millones en 2010.

Si bien la empresa ha sido enfática en que por el momento sólo trabajarán en el mercado panameño, sus ejecutivos dejan abierta la puerta para avanzar en el continente. “Aprenderemos a manejar una cadena de distribución en frío, lo cual complementará nuestra cadena de distribución de forma importante y nos permitirá evaluar la conveniencia de su implementación en otros territorios”, dice Castro Godard.