La compañía alemana Henkel, famosa por inventar el lápiz adhesivo Pritt, decidió lanzar al mercado mexicano, como punta de lanza para la región, dos de sus marcas centenarias: su detergente más famoso, Persil, y el tinte para el cabello Palette, creado en Europa bajo el sello Schwarzkopf, movida con la cual busca consolidarse en el mercado del cuidado personal.

“Persil es para un consumidor más exigente que está dispuesto a pagar más para obtener mejor calidad, un detergente biodegradable sin fosfatos, lo mejor de la tecnología alemana y lo estamos fabricando en México”, explica Oriol Bonaclocha, presidente de Henkel México, Centroamérica y el Caribe. El ejecutivo descarta que Persil compita con sus otras dos marcas ya en el mercado, Viva y 123. Por supuesto que, respecto a Palette, por ejemplo, la competencia será muy dura, pero Bonaclocha espera lograr resultados positivos en los próximos años.

Y es que Henkel apuesta por los mercados emergentes donde se encuentra más del 40% de las ventas mundiales de la trasnacional. Tan sólo en 2010 las ventas en América Latina fueron de US$ 1.334 millones. De hecho cuentan con oficinas en Costa Rica, Jamaica y Guatemala, donde opera una planta de producción de detergentes y jabones. Además, en México tienen instaladas cinco plantas, dos centros de producción y un corporativo al que Bonaclocha prevé sumarle un centro de servicios financieros en México para 2012.