DIJIMOS: Los estados y los municipios tienen considerable autonomía en la generación directa de tributos, y una reforma del sistema tributario que racionalice la inusual dimensión del sistema no es un tema primordial en la agenda de los candidatos a la presidencia (“Las muchas caras de Brasil”, AméricaEconomía Nº 391, septiembre, 2010).

LO NUEVO: En un intento por aumentar el financiamiento a largo plazo en el país, la administración de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, redujo el impuesto sobre inversiones extranjeras en fondos de capital privado y sobre algunas inversiones en acciones. A través de un decreto, el gobierno recortó a un 2%, desde un 6%, el llamado Impuesto sobre Operaciones Financieras (IOF) a las inversiones extranjeras en fondos de capital privado y fondos de capital de riesgo.