La firma británica de servicios de TI compró una participación de 51% en la chilena Magenta Computación S.A., dedicada a la gestión de redes, por un monto no revelado.