Si hay una palabra difícil de definir es resiliencia, pero el concepto es fácil de entender: si un árbol es cortado a machetazos y rebrota, ese árbol tiene resiliencia, capacidad de recuperación o elasticidad. 

La aseguradora FM Global es sin duda resiliente: lleva cerca de dos siglos en el negocio de asegurar propiedades industriales y comerciales en todo el mundo. Con ese aval, acaba de lanzar un indicador de resiliencia global, el FM Global Resilience Index (GRI), que califica a los países por su capacidad de recuperación ante choques externos.

El GRI se construye sobre la base de tres variables: el ímpetu de la economía, la estabilidad de la cadena de abastecimiento y lo que FM Global llama calidad del riesgo o risk quality, que incluye desde la dependencia de commodities y del petróleo hasta el riesgo-país en materia política.

En la región, el país más resiliente es Costa Rica, que ocupa el puesto N° 38 en el mundo, seguido de Chile (N° 40) y Brasil (N° 49). Los que tienen la peor capacidad de recuperación en la región son Venezuela, Bolivia y Nicaragua. Una sorpresa es que Uruguay supera a Panamá, pero más sorprende que Guatemala le gane lejos a Perú y Colombia. 

Un dato curioso es que el ránking de GRI divide a Estados Unidos en tres “países” diferentes: la Costa Este, el Centro y la Costa Oeste. Las cosmopolitas costas de EE.UU. siempre han mirado en menos al provinciano centro del país, pero el Centro les gana en resiliencia a ambas Costas. Las apariencias engañan hasta en las mejores familias.