El comercio mundial ya no está anclado en las relaciones norte-sur, su rasgo saliente desde hace siglos. En su informe titulado “Panorama de la Inserción Internacional de América Latina y el Caribe”, el organismo advierte que los intercambios Sur-Sur se han convertido en un motor del crecimiento mundial, lo que cobra relevancia dado el estancamiento de la demanda en los países desarrollados.

Un 18,4% del intercambio de los países latinoamericanos entre 2003 y 2008 quedó en la región y casi un 30%, en el mundo emergente.

En el caso del Medio Oriente y los países en desarrollo de Asia, este porcentaje oscila entre el 30% y el 50%, Pese a la caída generalizada de 2009, en los últimos tres años el comercio intrarregional ha venido creciendo sostenidamente y pronto podría recuperar su nivel máximo de 1997.

Y un dato interesante: la subregión donde más creció fue Centroamérica, alcanzando el 23% del total exportado en 2009.