DIJIMOS: Su mensaje era claro: los estadounidenses tienen que consumir más y las empresas tienen que invertir, contratar nuevos empleados. Con las tasas de interés casi en cero, no es mucho lo que la Fed puede hacer para estimular la economía. Y el gobierno de Barack Obama, luego de gastar US$ 800.000 millones en paquetes de estímulo para poner en marcha el anunciado “verano de la recuperación”, ya casi no tiene margen de maniobra. “Estados Unidos se está quedando sin balas”, resumió días más tarde Nouriel Roubini, el economista de la Universidad de Nueva York que predijo con más de un año de anticipación la crisis global de 2008 (“¿Y cómo seguimos?”, AméricaEconomía Nº 392, octubre, 2010).

LO NUEVO: Obama lanzó una fuerte señal política nombrando a Jeffrey Immelt, CEO y Chairman de GE (General Electric), como el máximo responsable del Consejo de Asesores Económicos de dicho país en reemplazo del fogueado Paul Volcker, presidente de la Fed durante los años 1979-1987. 

“La experiencia de Jeff Immelt en GE y su entendimiento del papel vital que juega el sector privado en la creación de empleo y volver competitivo a Estados Unidos, lo convierten en apto para tomar el desafío de liderar este nuevo Consejo“, dijo Obama durante la ceremonia de nombramiento de Immelt.

Para muchos es una señal de que la fase de estímulos fiscales ha terminado, y que la administración buscará una mayor coordinación con las grandes empresas.

Immelt ocupaba el cargo en GE desde 2001, pero trabajó antes en la división de electrodomésticos y en la de salud. ¿Quién mejor para esta nueva y crucial etapa?