DIJIMOS: Como pruebas de que por ahora la gestión financiera de Pluna tiene respaldo, el equipo directivo destaca su buen acceso a créditos internacionales y la inversión de US$15 millones que hizo en la empresa la aerolínea canadiense Jazz (“Nido pequeño, ambición grande”. AméricaEconomía N° 406).

LO NUEVO: Pluna no resistió el embate y cayó en picada. El gobierno uruguayo decidió suspender la aerolínea por dos razones: la falta de liquidez y la insolvencia. A pesar de la mala noticia, se espera que los aviones y los trabajadores de esta compañía sigan surcando los cielos sudamericanos bajo el alero de otra línea aérea.