La sueca Electrolux AB pagará casi US$ 700 millones para quedarse con la chilena CTI. Electrolux se ha visto afectada por los temores de una recaída recesiva en Norteamérica y el impacto de la crisis de deuda en Europa. CTI le da acceso al mercado chileno y argentino.