Tras el pago de cerca de US$ 2.000 millones, la compañía brasileña de telefonía fija, propiedad del magnate mexicano Carlos Slim, se quedó con la mayoría de las acciones en circulación del operador de televisión de cable Net Serviços. La operación creará un gigante de las telecomunicaciones, que podrá ofrecer telefonía fija y móvil, internet y te-levisión.