La chilena Endesa, filial del grupo Enersis, planea invertir US$ 350 millones en 2010. Esto le permitiría continuar con el proyecto Bocamina, que contempla dos centrales energéticas en el sur del país, retrasado a causa del terremoto de febrero. Además, Enersis invertirá US$ 6.000 millones en América Latina en los próximos cuatro años.