Esso, que llevaba casi 100 años en territorio argentino, anunció su retirada. La compañía comenzó con la venta de su refinería de Campana y su red de estaciones de servicio, las únicas posesiones que conservaba. Todos estos bienes quedaron en manos de Pan American Energy, una firma formada por Bridas y la petrolera estatal china Cnooc.