Hace tiempo que se acabó el boom mundial de los commodities que tan dolida tiene a América Latina, así que se entiende que los inversionistas internacionales no quieran poner sus fichas en las gigantes latinoamericanas de materias primas. Pero ¿huir de todas las empresas estatales? Como las mayores corporaciones de la región son gigantes de commodities, y casi todas son controladas por los gobiernos , la alergia inversionista se ha contagiado a todas las empresas públicas.

Wisdomtree, una de las mayores administradoras de fondos de inversión que se transan en bolsa, acaba de anunciar la creación de un fondo de inversión en títulos de empresas con más de US$ 1.000 millones de capitalización bursátil que transan en una docena de bolsas emergentes incluidas las de Brasil, Chile, México y Perú. El nuevo fondo, bautizado sin poesía como EMXSOE, excluye de su cartera a todas las empresas donde la propiedad estatal sea igual o superior al 20%. Eso excluye, para empezar, a Petrobras, Pemex y Pdvsa, las tres empresas más grandes de América Latina.