DIJIMOS: La demanda interna está creciendo a un sólido 6% anual, por encima del 2% y 3% que había antes de Evo Morales. Varios indicadores reflejan la importancia de las tendencias bancarias. En 2006 había US$ 360 millones en depósitos, la mayoría en depósitos a plazo fijo, y 20% en cajas de ahorro. En 2010, 36% de los depósitos estaban en cajas de ahorro (“Las claves de la Evonomics”, AméricaEconomía Nº 391, septiembre, 2010).

LO NUEVO: Difícil está siendo para el presidente boliviano el 2011, año en que se manifiesta la fragilidad del modelo económico. Miles de trabajadores se han opuesto a la reticencia a oficializar un reajuste salarial de 10%. El “gasolinazo” de diciembre, el intento de subir el impuesto a los combustibles, indica que la Evonomics se está enfrentando a la dura realidad de los números.