¿Algún optimista en Brasil? Claro que sí. Para empezar, Sergio Clemente, titular de la unidad de inversión del banco Bradesco (Bradesco BBI) para quien el escándalo de corrupción de Petrobras debería dar origen a un boom de fusiones y compras hostiles en todo el sector de la construcción. A su juicio, “se aproxima un punto de inflexión” en el cual quienes tengan más espaldas financieras (o contratos genuinos) saldrán con la musculatura reforzada. Quizás el ejecutivo observa el vaso medio lleno debido a que su banco es un ganador claro de las zozobras que vive Petrobras: la compañía se encuentra poniendo en venta casi US$ 14.000 millones de sus activos y Bradesco es la entidad financiera que lo asesora en la operación.