Los accionistas controlantes del operador de aeropuertos mexicano GAP están resistiendo la oferta de compra por parte del minero Grupo México que está entrampado en una complicada batalla legal. El grupo ha estado comprando acciones de GAP y acumula actualmente un 23,2% del paquete total.