Inmediatamente después que fuese aprobada la legislación que permite a las parejas homosexuales contraer matrimonio en toda Argentina, el secretario de turismo de Ciudad de México hizo una oferta tentadora: una luna de miel gratuita en México a la primera pareja del mismo sexo que contrajese matrimonio en el país sudamericano. “La oferta busca reconocer la tolerancia, así como promover el turismo gay en la ciudad”, dice Alejandro Rojas, el titular de esa cartera.

México ofrece luna de miel para gays casados en Argentina.

La capital mexicana, de hecho, ya había legalizado los matrimonios entre homosexuales en 2009, con lo que también buscaban incrementar los ingresos por concepto del turismo gay. Según estimaciones de la secretaría, 150 millones de turistas al año -un 15% del total- buscan destinos gay friendly. El turista gay además es más respetuoso, busca mejores servicios y gasta hasta un 47% más que los turistas heterosexuales. Ciudad de México y Buenos Aires son justamente las dos ciudades que más agresivamente han abordado estrategias para atraer el turismo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales en América Latina.