DIJIMOS: “Hay un millón de unidades adicionales que se podrían vender en el país”, dice Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA). De hecho México tiene vigentes acuerdos de libre comercio automotriz con Brasil y el Mercosur, pero podría haber una limitante insuperable para ello: la lógica de la misma industria (“El auto fantástico”, AméricaEconomía Nº 395).

LO NUEVO: Según el diario Valor Económico, Brasil ya tomó la decisión de romper el acuerdo automotor con México, que permite la libre entrada de automóviles y piezas. A fines de 2011, el gobierno de Rousseff subió un 30% los impuestos a la importación de vehículos. México fue en 2011 el tercer mayor exportador de autos a Brasil, con una participación del 13,8% tras Argentina y Corea del Sur, según datos de la asociación brasileña de concesionarios de vehículos Fenabrave.