¿Cuál es el gran reto de México?
En México tenemos que construir un marco constitucional que posibilite que el presidente, el ejecutivo –que es a fin de cuentas el responsable de darle curso y orientación a los esfuerzos del gobierno–, pueda realmente actuar y tener el respaldo de un congreso.

¿Ese tema pasa por la reforma que presentó Calderón a fines de 2009 y que no contó con apoyo del PRI?
No, no, no. Justamente es un tema que no se aborda en la reforma del presidente. Si consideras que somos un país en que dominan tres partidos políticos con representación parlamentaria, eso imposibilita la construcción de que un partido tenga mayoría absoluta. Si logramos, como ocurre en otras democracias, la sobrerrepresentación que facilite la construcción de mayorías podría haber una solución.

¿Las alianzas no sirven?
Es una de las vías, pero las alianzas electorales no culminan con una alianza legislativa; en la experiencia del país, una alianza electoral no continúa en el ejercicio del gobierno.

¿Qué piensas cuando ves a México con soldados en las calles por la guerra contra el narcotráfico?
Creo que estamos frente a un nuevo fenómeno delincuencial, similar a lo que ocurre en Colombia y en Brasil. Lo primero es tener claridad del problema, de cómo orientar el esfuerzo gubernamental para involucrar distintas áreas, no sólo de policías o el ejército, sino a las distintas instituciones del estado mexicano. Esto no lo combates con policías, sino con prevención, campañas, educación. Creo que nos falta tener una nueva reorganización del Estado para ese nuevo fenómeno, como una nueva policía especializada.

¿Es la legalización una opción?
No, yo estoy en contra de la legalización porque los países que la han adoptado han visto las consecuencias negativas. Creo que en el proceso de atención de las distintas aristas del aparato del Estado que deban de darse, puede considerarse el proceso de rehabilitación de los adictos a través de médicamentos. Pero creer que legalizar las drogas acaba el problema es una visión simplista.

California podría legalizar la marihuana. Si pasa, ¿no debiera haber un cambio de estrategia?
Yo no puedo levantar vísperas hasta ver qué ocurre. Es un problema complejo y creo que debe ser atendido desde distintas instituciones del Estado y no sólo desde el ejército. El ejército no está pensado para esto.

En términos económicos, ¿cuál es la situación actual de México
Creo que hemos concentrado mucho el esfuerzo político a la definición de las reglas de la democracia. Donde nos falta es en la construcción de ese marco legislativo que nos permita mejor crecimiento económico. Somos el país de América Latina que más se ha rezagado, que más ha sentido la crisis, que no ha logrado diversificar sus mercados, que sigue dependiendo de EE.UU., cosa que puede ser muy ventajosa, porque aún tiene un gran potencial donde crecer. Pero debemos crear los mecanismos económicos que nos reinserten en un rumbo de crecimiento mucho más acelerado, más consistente y que permita combatir la pobreza y el desempleo, los principales lastres del país.