El aumento constante de la flota terrestre brasileña ha despertado el apetito de la empresa rusa RNT (Russian Navigation Technologies) por ese país. Especializada en el segmento de seguimiento de vehículos, la multinacional anunció el mes pasado la apertura de su subsidiaria Gisline Seguimiento, la cual será la responsable de la comercialización del sistema de MoveTracker en Brasil.

De acuerdo con el socio gerente de MoveTraker en Brasil, Serge Demidov, la compañía tiene la intención de establecer una fábrica en el año 2014. ¿La razón? “El mercado brasileño es el más grande en América Latina. Como importar en Brasil sale muy caro, se optó por producir aquí para servir a todo el mercado latinoamericano”, dice. La idea es que la empresa logre, aproximadamente, el 25% de participación en las ventas totales del mercado para 2017. “Nuestro producto hace una diferencia porque no sólo es para rastrear, sino que también sirve para la gestión de una flota”, agrega.

La solución puede ser integrada con los sistemas cliente, lo que permite a las empresas tener una mejor idea de cómo se utilizan los vehículos y, de esta forma, permitir la adopción de medidas para aumentar la eficiencia y la productividad. De acuerdo con Demidov, MoveTracker opera, además, con un sistema doble: la tecnología GPS (Global Positioning System, EE.UU.) y la de los satélites GLONASS (Rusia). Si sus planes se cumplen, la compañía estima que entre 2017 y 2018 podría alcanzar ventas de US$180 millones de dólares en el mercado brasileño.