El conglomerado financiero colombiano acordó comprar en US$ 1.900 millones a la centroamericana BAC-Credomatic, que estaba en manos de la estadounidense General Electric. Con esta adquisición se convertirá en la tercera compañía de su país en incursionar en el mercado centroamericano.