Amenazan sus inversiones e insultan a sus autoridades. No obstante, el gobierno de Venezuela quiere atraer el dinero de Estados Unidos para su empobrecida industria petrolera. Así lo hizo saber el ministro de Petróleo de Venezuela, Rafael Ramírez, quien aprovechando una cumbre sobre energía y medio ambiente de los países del hemisferio occidental aprovechó de pasar un mensaje. “Rusia, China, Europa y Japón tienen acuerdos con Venezuela para desarrollar sus reservas”, dice Ramírez. “Estados Unidos no puede quedarse fuera”. Venezuela, que tiene cerca de 100.000 millones de barriles en reservas probadas, produce menos de 2,2 millones de barriles diarios, muy por debajo de la producción que tenía hace algunos años y muy lejos de los 8 millones que se esperaba producir para este año, de acuerdo al plan que tenía la compañía en el año 2000.