La argentina Impsa, junto con un grupo de fabricantes europeos, obtuvo un contrato por US$ 3.000 millones para proveer cuatro turbinas grandes para el embalse brasileño Belo Monte, que será el tercero más grande del mundo.