El grupo holandés está preparando la venta de su sección de seguros en América Latina, con lo que espera recaudar unos US$ 3.000 millones para pagar la ayuda que le dio el Estado durante la crisis financiera.