Dijimos: Wal-Mart de México parece ser un verdadero campeón del ajedrez. Con una nula exposición a instrumentos derivados, una prudente política financiera, y una buena liquidez, la compañía minorista está mejor posicionada que sus competidores para hacer frente a la crisis. (“Tiempo de cosecha”, AméricaEconomía Nº 370, diciembre, 2008).

Lo nuevo: La cadena minorista estadounidense informó que durante julio invirtió más de US$ 57 millones para abrir 15 nuevas unidades, con lo que ya está presente en 281 ciudades de México. La empresa contempla un plan total de inversiones que asciende a US$ 990 millones, los que se destinarán a la construcción de 300 nuevas tiendas, clubes y restaurantes.