El consorcio, en el que participan la brasileña Odebrecht y la estadounidense Conduit Capital, invertirá hasta US$ 3.000 millones en gasoductos en el sur de Perú. El proyecto contempla la construcción de dos tuberías paralelas de 1.085 km que transportarán gas desde el centro este del país hasta la región sur, donde operan importantes mineras.