Ex guerrilleros y ex paramilitares se unen en Colombia para crear marca de ropa.

Azules, rojos, amarillos, naranjas y verdes hacen parte de Libertad, la primera colección de la marca de ropa y accesorios Chance by Colombia, una iniciativa empresarial de la Agencia Colombiana para la Reintegración, ACR, destinada a quienes han dejado las armas ilegales.

El proyecto arrancó con Colfepaz, la empresa de Álvaro Pérez, quien por diez años fue el sastre de la guerrilla de las FARC, y actualmente tiene en promedio 26 empleados entre desmovilizados, madres cabeza de familia y desplazados.  “Libertad es el nombre de esta colección, porque simboliza la libertad de crear que ahora tengo en la legalidad y la oportunidad de enseñarles a otras personas el arte del diseño”, asegura Pérez, quien desertó hace seis años. A él lo acompañan otros dos reinsertados de las FARC: Óscar Rodríguez, que dejó las armas hace dos años y diseñó botas en plástico italiano, y Ciro Gómez, con siete años de reintegración a la sociedad, quien aportó el diseño y producción de morrales en material sintético. El grupo contó con la asesoría de la diseñadora Sandra Cabrales y lo cierra Jorge García, un indígena de la etnia Embera Katío y desmovilizado hace siete años y ex paramilitar de derecha. García es responsable de accesorios como aretes y collares.

El catálogo de Libertad, conformado por 82 prendas de mujer y de hombre, con sus respectivos accesorios, fue presentado en el Círculo de la Moda de Bogotá y tuvo un costo de producción de US$27.000, 59% de ellos en costos de pasarela, financiados en su totalidad por la ACR y el Ministerio de Defensa. “Chance by Colombia no es otra cosa que una oportunidad real que les permitirá, a quienes dejaron las organizaciones criminales, divisar la posibilidad de un futuro mejor, con ingresos estables y con oportunidades de progreso”, afirmó el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.