El tema de fondo es un pez conocido como Pangasius, cuyas exportaciones a EE.UU. deben sortear rigurosas inspecciones debido a la supuesta presencia de químicos nocivos para la salud. Los vietnamitas han contratado a poderosas oficinas de lobby en Washington para demostrar que se trata de un caso puro y simple de proteccionismo comercial. ¿Dará su brazo a torcer el gobierno de Obama? Su principal objetivo de comercio internacional es lograr la aprobación del polémico acuerdo Transpacífico, TPP. Y la guerra por el Pangasius podría transformarse en un escollo.