DIJIMOS: La seguridad alimentaria ha llevado a chinos e indios a buscar tierras que produzcan alimentos para su creciente población. Uno de los planes del gobierno indio es impulsar con subsidios a que los empresarios de su país compren tierras en América del Sur con el objetivo de exportar alimento a su país. (“Se vienen los indios”, AméricaEconomía N° 388, junio 2010).

LO NUEVO: Al gobierno brasileño no le gustó mucho la idea y empezó a levantar restricciones a la compra de terrenos por parte de empresarios extranjeros. “Por seguridad alimentaria, la tierra brasileña debe quedar en manos de brasileños”, dijo Guilherme Cassel, ministro de Agricultura. Una vocera del ministerio señaló que hasta 2008 había unos 4 millones de hectáreas de tierra registradas por extranjeros, atrayendo una inversión de US$ 2.430 millones entre 2002 y 2008.