El estadounidense Bill McDermott lleva apenas un año como co-CEO de SAP AG, junto al alemán Jim Hagemann Snabe, pero ya se ha hecho cargo de varios récords. La empresa cuenta con una estructura que le ha permitido consolidarse como la mayor empresa de software corporativo del mundo, especialmente por sus ventajas en los sistemas de ERP, esos complejos paquetes de programas computacionales que integran funciones como distribución, contabilidad, recursos humanos y manufactura. La marca SAP ha crecido junto con sus grandes clientes corporativos. Enfrascada en una disputa legal con Oracle que le ha costado varios millones de dólares, tuvo sin embargo un crecimiento de 17% en 2010, gracias a los 109.000 clientes que tiene en todo el mundo. “Demostramos que podemos volver a ser una firma en crecimiento”, dice McDemott, quien conversó telefónicamente con AméricaEconomía.

-Hay optimismo en SAP. Me llamó la atención que vencieron los pronósticos de los analistas por varios puntos.

Es verdad, y fue por mucho, mucho. Superamos prácticamente todos los consensos de Wall Sreet por márgenes sustanciales.

-¿Cuál fue la clave para lograrlo? Es un mercado competitivo.

Fue un trabajo en equipo. Todos los mercados donde estamos presentes crecieron sustancialmente: Europa, las Américas, Asia. Y todas las industrias en que estamos presentes han experimentado un comportamiento similar. Todas funcionaron muy bien. ¿La razón? Tenemos la mejor business suite del mercado. Nuestro ERP se ha transformado en estándar en muchas regiones del mundo y con innovaciones importantes, en aspectos fundamentales: hemos logrado un muy buen funcionamiento con nuestros productos para la nube y con las tecnologías móviles, con una plataforma que lanzamos hace poco, pero que está dando que hablar y creciendo muy rápido.

-Pero, en general, las grandes corporaciones que pueden tener un producto sofisticado como la business suite de SAP ya lo tienen…

No, no es eso. Lo que está pasando es que hay muchos sistemas ERP muy usados por las compañías que están siendo actualizados. Hemos podido observar que muchas de ellas están volviendo a innovar en torno a sus sistemas ERP y poniéndolos al día. En otros países, como de hecho en Brasil, muchas compañías están migrando desde sus antiguos ERP a la suite SAP.

-Habló recién de un SAP móvil. ¿En qué consiste este sistema? ¿Qué le aporta a las empresas respecto a las versiones anteriores del software SAP?

Lo que cualquier CEO en cualquier parte del mundo quiere lograr es tomar realmente las riendas de su compañía y hacer que esta funcione mejor. Y para ser un negocio que funcione mejor hoy en día, el CEO quiere que sus procesos críticos sean de excelencia, lo que implica tener información en tiempo real de todo lo que sucede en el negocio, de todos los procesos. Si esa información se comparte y distribuye a través dispositivos móviles, se obtiene un efecto muy importante: se estará empoderando y liberando a la fuerza de trabajo de la compañía del computador de escritorio.De esta manera, se está transformando a la fuerza de trabajo en un equipo más flexible y con mucho más tiempo para atender a los clientes, ganar nuevos mercados, fabricar productos de mayor calidad, etc.

-Para muchas empresas, y no solo de informática, los mercados emergentes son los que más incrementan la demanda. Y al parecer SAP no es la excepción. ¿A qué lo atribuye?

Los países emergentes están creciendo a unas tasas que duplican los mercados desarrollados de Europa y Norteamérica. Entre ellos destaca, sin duda, América Latina. Ha sido la región del año, la mejor de todo 2010 para SAP. Triplicó el crecimiento del resto de la empresa. El negocio de software creció en América Latina un 50% año contra año, lo que es muy llamativo.

-¿Qué pasó en América Latina que permitió lograr esos resultados?

Una de las cosas que pasó en América Latina tuvo lugar en Brasil. Las compañías brasileñas están creciendo y están adoptando la suite SAP como estándar. Embraer, Bradesco, Vale, grandes empresas. Eso hace una gran diferencia con otras regiones del mundo. Estamos observando fenómenos similares en los otros mercados de mayor crecimiento de América latina, donde todos parecen estar adoptando a SAP como estándar.

-¿Incluso en México?

Sí, también México. En ese país tenemos un nuevo equipo de liderazgo y tuvimos el mejor cuarto trimestre en la historia de la compañía. Chile crece rápido, Colombia crece rápido. Y también Argentina.

-¿Puede mencionar cuáles son las compañías latinoamericanas que más están comprando SAP hoy en día?

Claramente las que se internacionalizan. Las compañías latinoamericanas tienen que avanzar hacia la globalización para volver a crecer, pero eso implica muchas cosas, como incorporar alta tecnología para la supervisión de sus procesos. Las compañías de América Latina lo están haciendo.