Lloyds vendió 632 sucursales a Co-operative, por un monto inicial de 350 millones de libras que podrían incrementarse hasta en 400 millones adicionales en función de los resultados de la entidad compradora en los próximos 15 años. Según la prensa británica, esta transacción sería parte del esfuerzo por impulsar la competencia del sector bancario y evitar que Lloyds se beneficie injustamente del rescate estatal al que accedió hace cuatro años.