La compañía aérea alemana Lufthansa puso a la venta su filial British Midlands, adquirida en 2009. La británica sigue un modelo de empresa distinto al de las restantes compañías del grupo alemán, y ha tenido problemas debido a los insuficientes permisos de aterrizaje y despegue en Londres.