Una de las últimas gracias de Australia es que fue la única economía industrializada que aumentó sus volúmenes de exportaciones durante la crisis. Esto ayudó a que su economía, que tiene un PIB cercano al billón de dólares (un millón de millones), registrara un crecimiento estimado de 0,8% en 2009. Y ahora Australia tiene sus ojos puestos en América Latina. 

Según la última versión del DHL Export Barometer 2010, una encuesta anual que se realiza entre los mayores exportadores australianos, América de Sur y América Central son las regiones donde más esperan crecer como destino para sus productos y servicios. Mientras sólo 19% de los exportadores australianos reconoció que exportó a esta región durante los últimos 12 meses, 63% de ellos esperan incrementar sus exportaciones a esta región en el año que viene.

“Los australianos tienden a ser muy proactivos y siempre buscan nuevos socios comerciales para diversificar sus oportunidades”, dice Gary Edstein, vicepresidente sénior para Oceanía de DHL Express. “Esta adaptabilidad es crucial a la hora de crear una estrategia exportadora a prueba de los cambios en el escenario comercial y la incertidumbre global”. 

Las expectativas de los australianos con América Latina superan a las que tienen con el Sudeste Asiático (62%), China (61%), África (59%) e India (59%). El Medio Oriente, el cual fue el destino con mayores expectativas para los australianos el año pasado, cayó al décimo lugar este año.