Los latinoamericanos somos de los que menos gastamos en entretenimiento y medios en todo el mundo.

Mientras un estadounidense gasta unos US$ 1.300 al año en películas, conciertos y cualquier tipo de contenido, en la región apenas llegamos a los US$ 90 anuales por persona. Una escuálida cifra que debe cambiar.

Según un reporte especializado de PricewaterhouseCoopers LLP (PwC), el gasto en medios y entretenimiento durante 2009 en América Latina sumó US$ 50.000 millones, gracias a un alza de 3,9% frente a 2008.
Se trata de la tasa de expansión más alta del planeta en medio de la crisis global. 

La mejor noticia es que esto seguirá así por los próximos cinco años: según PwC, la industria sumará US$ 77.000 millones en 2014, lo que implica una tasa de crecimiento compuesto anual de 8,8% –unos US$ 140 por habitante–. 

Brasil será el líder con tasas de crecimiento de 8,7% anual, para llegar a US$ 35.000 millones en 2014. México, con 7,2% y US$ 16.000 millones le seguirá en tamaño. No obstante, la mayor velocidad estará en Colombia: ahí el crecimiento anual superará el 11%, para llegar a US$ 9.000 millones en 2014.