¿Escuchó hablar de la CEAL? Probablemente no. A menos que usted sea uno de los 511 líderes empresariales que la integran o se mueva en su entorno. Eso que el Consejo Empresarial de América Latina existe desde 1990. Para cambiar esto y lograr que la entidad sea un actor real en el debate económico regional, el empresario panameño Samuel Urrutia –quien tomó posesión como presidente de este organismo en septiembre pasado– se propone una política más activa. No es un trabajo sencillo: con 16 capítulos nacionales, a la CEAL se ingresa por invitación del Directorio del Capítulo (y a título personal), y los criterios para la selección de los asociados se basan en las cualidades personales, su desempeño profesional, su reconocida calidad ética y moral y la importancia económica de sus organizaciones.

Urrutia anticipa que su proyecto es que la comunidad de negocios, política y social de Latinoamérica, conozcan lo que la CEAL está haciendo para, así, “compartir con ellos de forma dinámica las agendas multilaterales con todos los sectores multisectoriales, porque como empresarios nos interesa que la iglesia, que los sindicatos, que los empresarios, que los industriales, que los políticos, que los ambientalistas, que todos estemos alineados en una sola agenda”. Nada menor es su iniciativa para crear un think thank y organizar un debate trimestral, acerca de lo que está sucediendo en cada uno de los países en materia económica y política que pueda inhibir la inversión, el desarrollo y la integración, entre otros tópicos.

Para el empresario que resulta vital promover el impulso y crecimiento de las multilatinas y la multiinversión, “que todas las grandes empresas nuestras puedan invertir en otros países, pero para invertir en otros países que sea fácil llegar a los empresarios del CEAL en esos países, pues ello ya saben cómo llevarnos por México, por Chile, al ministro de comercio, al ministro de turismo, para fomentar de una forma fácil” y –algo que se suele pasar por alto– que las barreras de las distintas idiosincracias sean más fáciles de sortear.