Aunque a simple vista Shanghai no parecería una ciudad donde la publicidad sea tímida, el dragón chino en realidad es una lagartija de jardín frente al águila calva estadounidense: en términos per cápita, los avisadores gastan en el mercado norteamericano US$ 554 al año, es decir 16,5 veces más que en el chino, donde el gasto publicitario llega a US$ 33 por persona. de antiguo Imperio Medio.

Los dineros publicitarios per cápita en Brasil son entre el doble y el triple que los de China, mientras que los de Alemania superan levemente a los de Corea del Sur, pero así y todo, los gastos en publicidad per cápita del país de Samsung son ocho veces más grandes que en China. El gigante asiático podría estar llegando a ser la mayor economía del mundo, pero en publicidad lo que vale es el ingreso per cápita.