En el mundo del marketing el objetivo es que dos más dos no sea cuatro, sino cuarenta. En especial cuando lo que se suma son dos pesos pesados. Es la apuesta de la argentina Cachamai –especializada en la venta de té, mate y otras infusiones– que creó un nuevo producto con un nombre e imagen que muchos conocen: Patoruzú, el mitológico indio patagón que –con su amigo y competidor Isidoro Cañones– lleva alrededor de 70 años divirtiendo a sus fans en el Cono Sur. Se trata de una yerba mate que lleva el nombre del personaje del comic.

“En el marco del lanzamiento llevamos adelante una promoción que incorpora junto al pack una revista de regalo, fortaleciendo la revalorización que está teniendo el personaje en el mercado”, dice Federico Feldberg, gerente de Marketing de Cachamai. ¿Marketing de la nostalgia? El ejecutivo niega con la cabeza: “Nostalgia es lo que fue y no está más”. Patoruzú y los personajes con él relacionados, como Paturuzito, venden más de 40.000 revistas en Argentina y se exportan a varios países de Latinoamérica; este año se editaron libros full color. “Patoruzú es un diamante en bruto, en lo personal creo que tiene el mismo potencial, salvando las distancias, que un personaje como Mickey Mouse. Recordemos que Walt Disney invitó a Dante Quinterno, padre de Patoruzú, a Estados Unidos, y viceversa, donde nació una relación de amistad y respeto mutuo”, se entusiasma Feldberg. Además, “puede ser un excelente punto de partida para que los adolescentes que comienzan a tomar mate puedan tener una yerba propia con un packaging más divertido y diferenciado”.