Hace ya casi una década que Ciudad de México se unió a los movimientos internacionales urbanos que promueven el uso de la bicicleta. Lo novedoso es el surgimiento, en los últimos tres años, de un puñado de pequeños negocios de mensajería mediante bicicletas.

De entre ellos, Bicienvía.com.mx se ha convertido en el más exitoso. Tanto que grandes empresas ya lo buscan con el ánimo de reducir su huella de carbono. Eso sin contar con que, además, son mensajería autorizada del Registro Civil del DF.

Xavier Rodríguez, uno de los ocho socios de la Bici Cooperativa Urbana, la empresa madre del servicio de Bicienvía, cuenta que a partir de ella planean echar a andar, cada año, diversos proyectos vinculados con las bicicletas. Por el momento, y tras cumplir su primer año de operaciones consolidando los servicios de mensajería, pasa un aviso: “Si necesitas que alguien abra tu negocio porque el tráfico no te permite llegar a tiempo, o recoja las llaves que olvidaste en casa, nosotros lo hacemos”.

Los ciclistas también gestionan trámites como cobrar cheques o pagar servicios. ¿La novedad? Están afinando la gestión de visas en embajadas que no requieren la presencia del titular, como es el caso de la brasileña.